El tratamiento de extensión de pestañas es lo último para realzar la mirada. Las pestañas naturales suelen componerse de entre 80-100 pestañas (de media). Con las extensiones de pestañas se duplica la cantidad, consiguiendo una mirada mucho más frondosa, intensa y realzada.

El tratamiento se hace en unos 90 minutos en los cuales debes mantener los ojos cerrados por precaución, ya que los vapores del pegamento pueden irritar el ojo. Pegan pestaña a pestaña sobre la natural, con una prolongación extra en función de lo que se quiera, desde uno o dos milímetros más que la pestaña natural.

Se pegan con un pegamento quirúrgico. No es habitual que provoquen reacciones alérgicas (quien responde a estas dudas y su piel sensible da fe de ello). Sin embargo, si sucede, se recomienda acudir al centro a retirarlas.